La rana en el cazo

En uno de los últimos artículos hice referencia a un concepto muy interesante que podría explicar con bastante claridad lo que está ocurriendo actualmente en nuestro país, no solo en el ámbito político, sino en la sociedad en general. El fenómeno al que me refiero es conocido como "La Ventana Overton", que en realidad es un proceso de ingeniería social muy eficaz. Veamos en qué consiste.

 

Joseph P. Overton fue vicepresidente de uno de los think tanks más influyentes de USA, el Mackinac Center for Public Policy. A pesar de haber fallecido en un accidente de avión con solo 43 años, da nombre a una de las teorías más empleadas por la clase política y a la vez más desconocidas para las personas en general. La Ventana Overton es una teoría política que se aplica en cualquier ámbito de la sociedad y no solo en política. Está muy relacionado con la dictadura de la corrección política o de lo políticamente correcto que afecta a España actualmente.

 

La Ventana Overton consiste en hacer viable una idea que en principio fuera impensable hasta convertirla en algo aceptado por la población. Como todos los procesos de ingeniería social, se implementa de manera indirecta sin que sea percibido por las personas. Digamos, que mediante suaves estímulos constantes y progresivos, se convence a los ciudadanos de algo que con total seguridad unos años antes era rechazado por esos mismos sujetos. Algo así como cocer a fuego lento a la rana en el cazo sin que se dé cuenta y salte fuera de él.

"El objetivo de esta técnica es que aquellos que tienen ideas fuera de la "ventana de ideas" aceptada por la sociedad como aceptables en ese momento concreto, persuadan o "eduquen" a la sociedad para aceptar sus ideas."

Overton estableció que una idea puede clasificarse en varias fases según su grado de aceptación: 

 

· Impensable.

· Radical.

· Aceptable.

· Sensata.

· Popular.

· Política.

 

El objetivo de esta técnica es que aquellos que tienen ideas fuera de la "ventana de ideas" aceptada por la sociedad como aceptables en ese momento concreto, persuadan o "eduquen" a la sociedad para aceptar sus ideas.

 

Por lo tanto, la "ventana de ideas" se iría moviendo lentamente hasta que dicha idea que no estaba "dentro", ahora sí lo esté... sin que nadie se dé cuenta. Lo que toda la vida se ha llamado "hacer tragar carros y carretas" con las orejas gachas y sin rechistar.

 

Existe una técnica aun más agresiva de la Ventana Overton que consiste en proponer ideas tan extremas, que por así decirlo, la "ventana se mueva más rápido", aceptando ideas más aceptables en comparación con las ideas extremas propuestas en un principio. Creo que todo esto se entiende mejor mediante ejemplos, así que veamos alguno que nos afecta hoy día.

"Actualmente, puedes encender la televisión a cualquier hora del día y en cualquier canal y te darás de bruces y sin previo aviso con lenguaje soez, insultos, escenas, ya no eróticas, sino pornográficas y conversaciones de muy mal gusto."

Cuando yo aun vivía con mis padres, recuerdo que cuando salía en televisión alguna escena erótica, mi padre carraspeaba, cogía el mando y cambiaba de canal hasta que estimaba que la escena había terminado. En el salón se hacía un silencio sepulcral y nadie decía ni mu. Pasado un rato volvía a cambiar de canal y seguíamos viendo la película tan ricamente. No les estoy hablado de mojigatería ni puritanismo, sino de simple mal gusto y situaciones embarazosas. Mi padre consideraba que su hijo, osea yo, con ocho o diez años no tenía que ver aquellas escenas porque aun no era el momento adecuado de mi desarrollo emocional. Y llevaba razón.

 

Actualmente, puedes encender la televisión a cualquier hora del día y en cualquier canal y te darás de bruces y sin previo aviso con lenguaje soez, insultos, escenas, ya no eróticas sino pornográficas y conversaciones de muy mal gusto. Si a no se quién le gusta más dar que recibir o que si fulana le ha chupado no se qué a mengano. Hasta los anuncios publicitarios han sucumbido a esta epidemia y algunos rozan la pornografía.

 

No me interpretes mal, que yo no soy ningún meapilas, ni un ultracatólico, ni nada parecido. Ni siquiera voy a misa más que a las bodas, los bautizos y las comuniones... y cada vez menos. Soy una persona abierta de mente y tolerante que disfruta de la vida hasta donde puedo. Me gusta comer, me gusta viajar, me gusta salir y por supuesto disfruto del sexo... pero en mi intimidad y sin que nadie se entere, porque a nadie le importa lo que yo haga en mi cama con mi esposa. Punto.

"Esto es una Ventana Overton: lo que hace diez o quince años se consideraba de mal gusto, ahora se considera como aceptable, y lo que es peor, muchos me considerarán a mi como un retrógrado y con bastante probabilidad un fascista reaccionario."

Esto es una Ventana Overton: lo que hace diez o quince años se consideraba de mal gusto, ahora se considera como aceptable, y lo que es peor, muchos me considerarán a mi como un retrógrado y con bastante probabilidad un fascista reaccionario. Toma ya: hace quince años todos los españoles eran unos fascistas reaccionarios retrógrados ultracatólicos.

 

Veamos un ejemplo imaginario sacado de contexto y llevado al extremo, pero que puedes extrapolar a lo que sucede actualmente en España. Imagina que hay un pequeño grupo de personas naturistas que va a playas nudistas a bañarse. Un buen día a uno de ellos se le ocurre que es discriminatorio no poder ir a playas de bañador. Total, que convence a los demás nudistas porque tiene mucha labia y madera de político, cogen unas pancartas y se presentan en la playa de bañadores a montar el lío padre. Hacen una sentada con la arena pegada al culo y dicen que de allí no se mueven.

 

Las autoridades se reúnen con esta minoría organizada y al final se aprueba una ley en la que en todas las playas cada uno vaya como quiera, desnudo o vestido, que para eso esto es una democracia y el cuerpo de cada uno es de cada uno y hace lo que quiera con él. Resulta que un día uno se acerca a un bar del paseo marítimo y se le olvida ponerse algo encima, a lo que amablemente el camarero le pide por favor que vaya a ponerse algo y que vuelva. El sujeto se pone rojo de furia y vuelve con sus compis y hacen una sentada en el bar porque su derecho a ir como les dé la gana está siendo vulnerado y ellos no hacen daño a nadie.

"En este caso de Ventana Overton, lo que era impensable y ridículo unos años atrás, se convierte en ley de obligado cumplimiento, ¿ves qué fácil?"

Las autoridades vuelven a sacar otra ley que permite ir desnudo por la calle, lo cual incluye poder entrar en cualquier establecimiento público. En poco tiempo estarás tomándote unas gambas y una cerveza contemplando la raja peluda del culo de cualquiera, sentándote en el asiento del autobús cuando vas a trabajar encima del sudor que ha dejado el anterior ocupante naturista y en el metro en agosto tendrás que aguantar el refriegue de decenas de sudorosos cuerpos naturistas con derecho a ir desnudos por la calle.

 

Aquí no acaba la cosa, porque con el paso del tiempo, poco a poco empezará a ser visto como un bicho raro, ya que cada vez más personas irán desnudas mientras que tú te vas quedando solo entre la muchedumbre de cuerpos como Dios los trajo al mundo. Al poco tiempo, aquellos que eran una minoría se convierten en mayoría y tú les empiezas a molestar. Un buen día te denuncian.

 

¿Por qué?, pues porque vulneras su derecho a la igualdad, y tú les ofendes con tu traje, tu camisa o tus vaqueros. Tú acabarás desnudo si no quieres acabar multado por la policía naturista, creada expresamente para controlar que nadie vulnere los derechos a la igualdad y la desnudez. En este caso, el uniforme reglamentario de estos policías consistirá únicamente en una gorra, dos porras (la reglamentaria y la otra) y un silbato colgado al cuello.

 

En este caso de Ventana Overton, lo que era impensable y ridículo unos años atrás, se convierte en ley de obligado cumplimiento, ¿ves qué fácil?

"Un buen día entrarán en el despacho del Presidente del Gobierno y le dirán que la solución será ir implantando una Ventana Overton para persuadir a la población de que aplicar la eutanasia obligatoria a los mayores de 75 años será lo justo y lo correcto."

Un último ejemplo que no tardaremos en ver planteado por nuestros queridos políticos. Debido a que cada vez será más difícil pagar las pensiones en España, a algún asesor iluminado se le ocurrirá lo siguiente: un buen día entrará en el despacho del Presidente del Gobierno y le dirá que la solución será ir implantando una Ventana Overton para persuadir a la población de que aplicar la eutanasia obligatoria a los mayores de 75 años será lo justo y lo correcto porque es antidemocrático y vulnera la igualdad que unas personas vivan más años que otras... por lo que todas deben morir a la misma edad.

 

Lo primero será legalizar la eutanasia para enfermos terminales, algo que personalmente me parece bien porque es injusto hacer sufrir a una persona sin motivo si esa persona decide que no quiere sufrir más. Lo siguiente será legalizarla para todos los casos y sin restricciones. Que uno se levante un día con el pie torcido, se le cruce el cable, vaya al hospital y diga "póngame una de eutanasia para llevar, por favor".

 

A continuación empezarán a demonizar a los viejos y a los pensionistas: que si no sirven para nada, que si ya han vivido suficiente, que si sale muy caro mantenerlos, que si no da el dinero para todo... los medios de comunicación se volcarán en pregonar a todas horas lo que les digan sus jefes políticos y asunto solucionado.

"Pero no te preocupes, que de aquí a unos años todo esto lo verás como algo normal, quizá incluso el día que cumplas 75 años acudas con toda "normalidad" a que te pongan una eutanasia para llevar."

Lo que hoy día se considera una aberración y es impensable, será en pocos años una realidad gracias a la Ventana Overton aplicada por la clase política a la población. Incluso es posible que sean los propios pensionistas los que el día de su 75 cumpleaños acudan voluntariamente a que les apliquen la eutanasia... porque sea algo aceptado como normal, es lo que toca y además lo dice la Ley de Igualdad de Años Vividos aprobada con el consenso de azules, rojos, naranjas y morados.

 

Esta técnica de ingeniería social y de lavado de cerebro la puedes aplicar a lo que quieras actualmente: desde que a los diputados se les permita ir vestidos como mendigos al lugar donde reside la soberanía nacional, pasando por el asunto del "derecho a decidir" que no significa en realidad nada, o que podamos acabar teniendo como Presidenta del Gobierno a una señora que no ha trabajado nunca y que tardó diez años en aprobar la "dificilísima" carrera de derecho, pero como tiene mucho arte, mucho salero y mucho duende, pues qué más da, ¿no?

 

Pero no te preocupes, que de aquí a unos años todo esto lo verás como algo normal, encenderás la tele y verás sentados en el Congreso a chimpancés apretando botones... quizá incluso el día que cumplas 75 años acudas con toda normalidad a que te pongan una eutanasia para llevar... nunca digas de este agua no beberé, este cura no es mi padre ni esta p... bueno, ya sabes.