El Estado del bienestar...

de unos pocos, claro (y 2)

En la primera parte de esta bilogía de artículos desarrollé el concepto y las características del Estado del bienestar o socialdemocracia, de dónde procede y cómo se ha implantado este modelo político-económico-social-cultural en la mayor parte de las sociedades occidentales, aunque eso está cambiando rápidamente ya que parece que los ciudadanos de los diferentes países se están dando cuenta del engaño. El triunfo de Trump en las elecciones USA no es otra cosa que el fracaso en el intento de imponer el modelo socialdemócrata en un país con una cultura y unas raíces profundamente liberales. Unos países se dan cuenta antes y otros después, qué le vamos a hacer.

 

La socialdemocracia tiene sus orígenes en la Asociación General de Trabajadores de Alemania (la UGT alemana) fundada por Ferdinand Lassalle en 1863, que asumía plenamente las teorías marxistas. En 1959 después de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Socialdemócrata Alemán abandonó las tesis marxistas (en teoría) y propuso crear un nuevo orden social conforme a los valores fundamentales del pensamiento socialista. Así nació el concepto de "Estado del bienestar" que no es más que la cara amable del marxismo, el comunismo y el socialismo. Pero como nadie se molesta en leer nada, todos los partidos defienden la socialdemocracia creyendo que es una democracia social en lugar de puro y duro socialismo camuflado de democracia.

 

En esencia, el Estado del bienestar es la excusa para convencer a la población de que la llamada socialdemocracia o socialismo camuflado de democracia es el único sistema político legítimo para gobernar un país. Pero en realidad se trata del penúltimo paso antes de la implantación de la eterna utopía socialista, cuando su hegemonía cultural sea total y a la vez aceptada por todos los partidos, como ya sucede actualmente. El último paso será eliminar la democracia y quedarse en socialismo puro y duro, donde los derechos y las libertades individuales serán cosa del pasado, y el Estado, ese ente todopoderoso estará por encima de todo y de todos. No hay más.

"A día de hoy, tú puedes votar al Partido Popular Socialista, a Ciudadanos Socialistas, al Partido Socialista (de obrero y de español ya no tiene nada) y a Podemos Comunista."

Si te paras a pensar un poco, te darás cuenta que tanto los partidos políticos como la sociedad en general se "han movido hacia la izquierda". Me explico: si trazases una línea imaginaria y colocases a los partidos políticos ahora y los comparases con los de hace veinte años, te darías cuenta de que todos se han ido moviendo hacia la izquierda, en realidad hacia el socialismo, en un caso de Ventana Overton de manual. Y no lo digo yo, lo pone en sus programas electorales.

 

A día de hoy, tú puedes votar al Partido Popular Socialista, a Ciudadanos Socialistas, al Partido Socialista (de obrero y de español ya no tiene nada) y a Podemos Comunista. Tú no podrás votar a ningún partido que defienda ninguna otra idea más allá del socialismo. ¿Por qué ha ocurrido esto?

 

· En primer lugar porque el trabajo de ingeniería social, adoctrinamiento y manipulación ha dado excelentes resultados, "convenciendo" a todos de que lo único moralmente aceptable era el socialismo y las políticas de izquierda. 

"Date cuenta de que he dicho repartir la riqueza y no ganarse o crear la riqueza, como correspondería a alguien que defendiese la libertad individual y la capacidad de valerse por sí mismas de las personas."

· En segundo lugar porque la alternativa lógica y racional al socialismo, que era el liberalismo, el libre mercado y la libertad en general, se convirtió en un capitalismo de amiguetes donde realmente no existía ni libertad ni libre mercado, con lo cual la población ha asociado liberalismo y capitalismo con algo bastante negativo... y con razón.

 

· En último lugar y sin duda lo más importante, porque se ha marcado a fuego en el cerebro de la población que lo fundamental es reducir las desigualdades y repartir la riqueza para hacer un mundo mejor... o la utopía socialista. La misma matraca de siempre de los comunistas y los socialistas: los ricos y los pobres, o los de arriba y los de abajo. Date cuenta de que he dicho repartir la riqueza y no ganarse o crear la riqueza, como correspondería a alguien que defendiese la libertad individual y la capacidad de valerse por sí mismas de las personas. Aquí aparece "Papá Estado" para solucionarnos todos los problemas habidos y por haber.

 

El problema de la vieja canción que suena a disco rallado de repartir la riqueza de los ricos a los pobres, parte de una premisa que en realidad no se sostiene si uno se toma el más mínimo interés en analizarlo. Veamos por qué.

"En el pensamiento infantil y reduccionista de toda ideología política, en este caso del socialismo, la sociedad estaría dividida en dos partes: ricos y pobres."

Abraham de Moivre fue un matemático francés del siglo XVII que hizo grandes aportaciones a la teoría de la probabilidad, entre ellas la más famosa de las distribuciones estadísticas: "la distribución normal" o "campana de Gauss". Siempre se le ha asociado a Carl Friedrich Gauss debido a que este estableció la formula de manera independiente y definitiva. Ya se sabe, unos cardan la lana y otros se llevan la fama.

 

La distribución normal es una fórmula estadística con forma de campana y que está presente en casi todos los fenómenos naturales susceptibles de medición, como tallas, pesos, envergaduras, perímetros, diámetros de personas, animales y plantas, efectos de las dosis de un fármaco o de abonos, puntuaciones de exámenes, cociente intelectual, errores de medición, valores estadísticos muestrales como la media, niveles de ruido... allí donde mires se oculta la campana de Gauss. Una vez claro este concepto, pasemos a lo que nos ocupa: el supuesto "reparto" de la riqueza entre "ricos" y "pobres".

 

En el pensamiento infantil y reduccionista de toda ideología política, en este caso del socialismo, la sociedad estaría dividida en dos partes: ricos y pobres. Más exactamente en unos pocos ricos y en muchos pobres. Su representación gráfica de la sociedad sería algo parecido a esto:

Por supuesto, la única posibilidad de los pobres es esperar a que el Estado le quite el dinero a los ricos y lo reparta entre ellos. Además son explotados y humillados por los ricos, por lo que quitarles su riqueza es lícito y moral. Por supuesto, los ricos no pagan impuestos, mientras que los pobres sí lo hacen. Es la eterna disputa entre obreros y patrones, trabajadores y empresarios o izquierda y derecha. Esta interpretación tan simplista de la realidad es tan absurda que hasta un niño dudaría de ella.

 

La realidad, como suele ser habitual, es más compleja y rica en matices, tal y como demuestra una idea racional y científica como la distribución normal y no las absurdas teorías irracionales que son las ideologías. Veamos cómo se divide realmente la campana de Gauss:

Que nadie se enfade que es solo un ejemplo para explicar que hay muchos matices en la curva y que dividir la sociedad entre ricos y pobres es completamente absurdo. Soy consciente de que todos los sectores están en una situación económica muy difícil y que no era lo mismo ser médico, ingeniero o empresario hace quince años que ahora.

 

Una vez analizada la situación, teóricamente la socialdemocracia, con el objetivo de reducir la desigualdad entre ricos y pobres, lo que hace es coger la riqueza de los ricos y repartirla entre los pobres, más o menos así:

Cuando en realidad no hemos tenido en cuenta que falta un actor en esta película: los políticos, con lo que la situación sería la siguiente:

Parece que la cosa queda así, lo que no estaría del todo mal, parecería hasta justo, ¿no?. Pues no, porque las cosas no son así tampoco. En primer lugar porque ya se sabe que el que reparte se queda con la mejor parte: coches oficiales, dietas, sueldos, asesores, subvenciones, colocar a mis amigos, un puestecito para mi yerno, otro para mi hija... vamos, lo normal. Por lo tanto, de esa riqueza que se quita a los ricos para dársela a los pobres queda al final la mitad de la mitad. 

 

Pero para nuestra desgracia, si realmente analizamos de dónde procede esa riqueza para dársela a los pobres y que al final se queda en la mitad de la mitad tras pasar por las manos de los que reparten, nos damos cuenta de lo siguiente:

Al final, los que pagamos somos los del medio porque los muy ricos no pagan porque pueden contratar asesores fiscales. Ni los pobres tampoco pagan porque no tienen. Total que los "ricos" a los que nos quitan la riqueza somos los tontos de siempre: limpiadoras, camareros, oficinistas, recepcionistas, mecánicos, policías, enfermeras, profesores, médicos, arquitectos, ingenieros, empresarios y directivos. ¿Y los políticos?. No, los políticos no porque su "régimen tributario" es especial y diferente al del resto por-que-ellos-lo-valen.

"Hasta cuando se muere tiene que volver a pagar por lo que ya había pagado en su momento, y si no puede pagarlo se quedará sin nada... mientras que todos aquellos que puedan pagar buenos abogados no pagarán nada al tenerlo todo en sociedades, sicavs y demás instrumentos financieros que al final solo sirven para evadir impuestos."

Dirás que esto no es así porque existen diferentes tramos de IRPF y que quien más gana, más paga. Y llevas razón a medias. No te pongas nervioso y te explico el engaño:

 

· Tú pagas el mismo IVA en cada una de las compras que haces (comida, limpieza, restaurantes, ocio...) que por ejemplo Cristiano Ronaldo, que seguro que gana muuuuucho más que tú.

 

· Tú pagas entre el 60 y el 70% de impuestos con cada recibo de la luz y cada vez que llenas el depósito del coche. Los mismos que por ejemplo paga Leo Messi cuando llena su Ferrari.

 

· Tú pagas el parquímetro o la pegatina de residente cada vez que aparcas tu tartana en la calle al mismo precio que cuando por ejemplo Pedro Almodóvar aparca su Mercedes.

 

· El asqueroso tabaco de liar y el malísimo alcohol de garrafón que fumas y bebes, paga los mismos impuestos que los puros habanos que le manda Raúl Castro a Mariano Rajoy cuando nos sube los impuestos y los gin-tonics de importación que se bebe Cristóbal Montoro antes de subir al estrado del Congreso a comunicarnos dicha subida.

 

· Cada vez que te ponen una multa, pagas lo mismo que Javier Bardem aunque tú ganes la infinitésima parte que él.

 

· Tú pagas IBI, basuras, impuesto de circulación, ITV, impuesto de patrimonio y hasta cuando te mueres tienes que volver a pagar por lo que ya habías pagado en su momento, y si no puedes pagarlo, tu familia se quedará sin nada... mientras que todos aquellos que puedan pagar buenos abogados, no pagarán nada al tenerlo todo en sociedades, sicavs y demás instrumentos financieros que al final solo sirven para evadir impuestos.

"Al final todo esto de la socialdemocracia o socialismo camuflado de democracia para que no se note, consiste en quitarnos a ti y a mi el dinero mediante impuestos para destinarlo a todo menos a reducir las desigualdades y la pobreza."

¿De verdad crees que en nuestro país los impuestos son progresivos, tal y como establece la Constitución española?. Responde tú mismo, yo ya conozco la respuesta desde hace tiempo. Al final todo esto de la socialdemocracia o socialismo camuflado de democracia para que no se note, consiste en quitarnos a ti y a mi el dinero mediante impuestos para destinarlo en orden de importancia a:

 

· Una parte para que la clase política, amigos y familiares vivan a cuerpo de rey sin pegar palo al agua (partidos, sindicatos, asociaciones, fundaciones...).

 

· Otra parte se destina a las minorías organizadas que viven de las subvenciones y las ayudas que les concede la clase política y que forman parte de su ideología: tercermundismo, multiculturalismo y movimientos pro-inmigración ilegal,  giliecologismo, movimientos animalistas y antitaurinos, feminismo y política de género, colectivos LGTBIXYZ y de memoria histórica.

 

· Otra para mantener a flote a los medios de comunicación que debido a su pérdida credibilidad, nadie los sigue, compra, lee, ve o escucha y están todos quebrados, pero que son necesarios para mantenerles en el poder mediante la idiotización de la población.

 

· Otra para pagar todas las locuras sin sentido que se le ocurran a la clase política, que ellos llaman "inversiones" pero que en realidad son auténticas ruinas, para que sus amigos constructores se lleven su parte y ellos sus comisiones del tres per cent (aeropuertos, aves, palacios de congresos, ciudades de las artes, autopistas...).

 

· Otra más para cubrir los pufos de las cajas de ahorro caciquiles arruinadas por los mismos políticos.

 

· Otra para financiar a los nacionalistas antiespañoles de todos los rincones de España.

 

· Lo que quede para pagar los servicios públicos (sanidad, pensiones, educación, seguridad...), que cada vez son menos y peores ya que el dinero no llega para todo.

 

· Y si queda algo se lo dan a los pobres en plan limosna.

"Por supuesto, ningún partido ofrece como alternativa la simple democracia, donde se deje de meter la mano en el bolsillo al ciudadano, donde prime la libertad de las personas para que tomen sus propias decisiones en lugar de que el Estado les diga lo que tienen que hacer, donde se fomente la iniciativa personal y la responsabilidad individual."

Total, que del objetivo fundamental de reducir la desigualdad nada de nada, sin embargo y a pesar de llevar decenas de años con la cantinela de la socialdemocracia y el Estado del bienestar, la desigualdad no desaparece por lo que lo que hace falta es... más socialdemocracia. Un bucle infinito que se repite año tras año, programa electoral tras programa electoral, discurso tras discurso y mitin tras mitin.

 

Por supuesto, ningún partido ofrece como alternativa la simple democracia, donde se deje de meter la mano en el bolsillo al ciudadano, donde prime la libertad de las personas para que tomen sus propias decisiones en lugar de que el Estado les diga lo que tienen que hacer, donde se fomente la iniciativa personal y la responsabilidad individual... eso a ningún político le interesa porque perderían el poder, el control y su privilegiada vida pagada con los impuestos de los españoles.

 

Cuando algún iluminado te intente dar lecciones sobre las bondades de la socialdemocracia, pregúntale si conoce lo que significa el colectivismo oligárquico... eso le confundirá y podrás salir huyendo sin mirar atrás como alma que lleva el diablo. A los socialdemócratas colectivistas oligárquicos le gustan tanto los pobres, que los crean por millones... incluso donde antes no los había.

· Colectivismo: Sistema que establece que la propiedad y los bienes estén bajo el control del Estado, el cual distribuye la riqueza entre los individuos según su conveniencia. 

· Oligarquía: Sistema de gobierno en la que el poder está en manos de unas pocas personas.

· Colectivismo + Oligarquía = Socialdemocracia o Estado del "bienestar".