Enhorabuena a los premiados

Hace unas semanas, los medios de comunicación patrios informaron jubilosamente acerca de que gobierno, oposición y sindicatos habían acordado de forma unánime la convocatoria de una oferta de empleo público a la que calificaron como "histórica". Como ya he expuesto en artículos anteriores, cuando todos los partidos políticos y sindicatos llegan a algún acuerdo unánime y alcanzan el dichoso "consenso", nada bueno nos puede esperar a los sufridos paganinis españoles.

 

Vayamos al meollo del asunto: esta convocatoria anuncia la oferta de 250.000 empleos públicos en un período de tres años (83.000 al año). Según la noticia, estas plazas no supondrán un aumento del número de empleados públicos, sino que servirán para convertir en funcionarios con plaza fija o definitiva a muchos trabajadores en régimen de interinidad, por lo que la cifra de casi tres millones de empleados públicos no aumentará.

 

Hasta aquí todo correcto. Soy de la opinión de que los maestros, los profesores, los médicos, las enfermeras, los policías, los bomberos... son imprescindibles para el buen funcionamiento de un país, por lo que toda mejora de las condiciones laborales de estos trabajadores redundará en beneficio de toda la sociedad. Dicho esto, analicemos lo que en realidad se esconde detrás de esta "generosa" concesión... porque el diablo siempre se esconde en los detalles.

"En realidad, esta oferta de empleo público se crea para conceder plaza fija a todos aquellos amigos, familiares y afines con carnet del partido que estaban contratados en régimen de interinidad."

El comunicado dice que "estas plazas no supondrán la convalidación automática de los plazas de los interinos, sino que las convocatorias cumplirán los requisitos legales de concurrencia y transparencia. Pero en los baremos de puntuación se podrá valorar el tiempo en que el trabajador ha estado desempeñando un trabajo al servicio de las administraciones públicas". Qué legal y qué bonito, ¿verdad?

 

Pues no. En realidad, esta oferta de empleo público se crea para conceder plaza fija a todos aquellos amigos, familiares y afines con carnet del partido que estaban contratados en régimen de interinidad. A lo sumo sacarán unos miles de plazas de profesores, administrativos y policías para esconder el verdadero propósito de esta convocatoria. Y los españoles tan contentos en su eterna inocencia e ignorancia.

 

Pero, ¿es realmente posible que la clase política nos engañe de esta manera y no pase nada?, ¿acaso los procesos de selección no son imparciales y regulados?. Te contaré un ejemplo cercano y saca tus propias conclusiones.

"Debido a que existe una parte de concurso de méritos en la oposición, los puntos de estos hijos de papá son inflados mientras que los del resto son ninguneados."

Tenemos una buena relación con la familia que nos alquilaba el piso donde vivíamos. Una de sus hijas lleva preparándose casi diez años la oposición a la carrera diplomática. Estudia doce horas al día, seis días a la semana y solo descansa una semana en verano. Vamos, una opositora de las de verdad. Esta mujer que ya pasa de los treinta años empieza a estar desesperada puesto que tal y como nos contaron sus padres, a pesar de sacar unas de las mejores notas en los exámenes, siempre  es superada en la fase de concurso por otros opositores digamos "más preparados".

 

¿Quiénes son estos opositores "más preparados" que siempre superan a esta buena mujer?. Ni más ni menos que hijos de políticos y diplomáticos. Debido a que existe una parte de concurso de méritos en la oposición, los puntos de estos hijos de papá son inflados mientras que los del resto son ninguneados.

 

Cabe recordar que Gustavo de Arístegui, el diplomático del partido azul que tuvo que dimitir debido a que le pillaron in fraganti cobrando comisiones por utilizar sus influencias al servicio de empresas, apareció en su oposición acompañado por un alto mando del ejército vestido de uniforme de gala. Hay testigos del hecho. 

"Mientras la mitad de los trabajadores en España gana menos de mil euros al mes, mientras casi cuatro millones de españoles no encuentran trabajo, para la clase política nunca es suficiente."

La clase política española es tan soberbia y egoísta, que a pesar de que se les den a dedo los trabajos, puestos en embajadas como en la India, donde este individuo vivía como un auténtico rajá, nada es suficiente para ellos y tienen que dedicarse a sus tejemanejes ilegales para ganar más y más dinero.

 

Su codicia es infinita y así están acabando con España, porque nunca tienen suficiente. Mientras la mitad de los trabajadores en España gana menos de mil euros al mes, mientras casi cuatro millones de españoles no encuentran trabajo, para la clase política nunca es suficiente a pesar de sus privilegios y su estupenda forma de vida: sin duda son la nueva aristocracia.

 

Así son la mayoría de las oposiciones en nuestro país, con una fase de concurso que es totalmente parcial y subjetiva, algo que sirve para que la clase política coloque a sus allegados dando la apariencia de legalidad y transparencia para la gran mayoría de los ciudadanos, pero no para los opositores, que conocen sobradamente el funcionamiento de estos procesos.

"La consecuencia es que la Administración Pública se llena de familiares, amigos y miembros del partido sin haberse presentado nunca a un examen y sin haber abierto un libro."

Al final, los opositores solo pueden rezar para que en su convocatoria no haya demasiados "más preparados" y les quede alguna plaza libre por la que poder competir. Triste pero cierto. Si no lo crees, pregunta a algún opositor y te sorprenderás de la corrupción de estos procesos.

 

Si esto no fuese suficiente agravio, existe otra manera para colocar sin ningún problema a allegados, familiares y miembros del partido en la Administración:

· Se crea un puesto de trabajo en la Administración debido a que aparece una supuesta "necesidad". Por ejemplo para cubrir la nueva concejalía de igualdad, integración o lo que sea.

· Se contrata a los hijos, amantes, mujeres, cuñados, primos... ya que dicha oferta "pública" se saca con el perfil de la persona en concreto, de manera que no exista nadie en el mundo entero capaz de superar al enchufado de turno.

· Pasan unos años y entonces se convierten en personal laboral interino.

· Se oferta una convocatoria de empleo público destinada a hacer funcionarios con plaza fija a los trabajadores interinos.

· En dicha convocatoria se establece que el examen cuente un 10% y los méritos un 90%. Como el enchufado lleva años acumulando puntos gracias a que entró a dedo, la plaza es suya.

· La consecuencia es que la Administración Pública se llena de familiares, amigos y miembros del partido sin haberse presentado nunca a un examen y sin haber abierto un libro porque en muchos casos les pasan los exámenes y las respuestas antes de la oposición.

"Se estima que solo una tercera parte de los empleados públicos en España han accedido a su puesto de trabajo de manera reglamentaria y legal."

Esta es una de las ramas de la corrupción quizá más desconocidas pero a la vez más dañinas e injustas que existen. A la vez que la Administración Pública se llena de enchufados incompetentes, los ciudadanos pierden su vida estudiando unas oposiciones que nunca aprobarán, pero que tendrán que pagar con sus impuestos cuando no les quede más remedio que dedicarse a servir cafés o a reponer estanterías en un supermercado.

 

Así es como la clase política se blinda y crea sus redes clientelares. Ellos les dan trabajo y estos les votan y les mantienen en el poder indefinidamente a pesar de los infinitos casos de corrupción y su nefasta gestión. Se estima que solo una tercera parte de los empleados públicos en España han accedido a su puesto de trabajo de manera reglamentaria y legal.

 

Por desgracia, el consenso también se impone en este caso: azules, naranjas, rojos, morados y sindicatos sacan pecho encantados de haber llegado a un acuerdo del que los ciudadanos solo recibiremos más que las migajas. En dicho consenso se reparten los puestos según su poder:

· Los azules, los rojos y los sindicatos se quedan con la mayor parte.

· Los naranjas y los morados aceptan menos puestos porque sus estructuras y redes clientelares no son tan grandes.

· Y los paganinis nos quedamos con lo que sobre... si sobra.

"De esta manera, en España se ha creado una especie de administración paralela sin control y que no rinde cuentas ante nadie."

En los últimos años, mientras las empresas privadas han tenido que recortar sus plantillas, la Administración Pública no ha parado de crecer. Todo pagado con los impuestos que nos sacan del bolsillo a los españoles.

 

Tengo un conocido que trabaja en una de las múltiples empresas públicas creadas exclusivamente para colocar familiares y amigos (él lo reconoce) y lo que cuenta es para echarse a temblar. Cada vez que hay un cambio de gobierno, los nuevos empiezan a colocar a sus familiares pero a cambio de no despedir a los colocados por los anteriores. De esta manera, en España se ha creado una especie de administración paralela sin control y que no rinde cuentas ante nadie.

 

Como en realidad existe el puesto pero no el trabajo en sí, en estas empresas públicas se dedican a pasar la mañana leyendo, trasteando en internet, saliendo a desayunar, al almuerzo, al aperitivo, a la compra... y a las tres a casa y hasta mañana. Mientras los profesores y maestros se pelean con decenas de adolescentes maleducados, los médicos y enfermeras no dan a basto con tanto paciente, los jueces y los fiscales tienen cientos de carpetas en la mesa y los policías y los bomberos se juegan la vida a diario, estos enchufados se dedican a vivir la vida porque ellos lo valen.

"Puedes pensar de manera inocente que cuando a un político le hacen dimitir, se marcha a su casa y se busca la vida. Nada más lejos de la realidad: se le busca acomodo en algún otro puesto alejado de la opinión pública."

A esta administración paralela hay que sumarle los cargos políticos cesados o apartados por casos de corrupción. Puedes pensar de manera inocente que cuando a un político le hacen dimitir, se marcha a su casa y se busca la vida. Nada más lejos de la realidad: se le busca acomodo en algún otro puesto alejado de la opinión pública (empresas públicas, fundaciones, observatorios, asociaciones, empresas concesionarias de la administración, eurodiputado...), como el caso de la concejala morada Celia Mayer, que sigue cobrando del Ayuntamiento de Madrid en otro cargo a medida. Tú y yo al final pagamos el sueldo del político cesado y del político nuevo que ocupa su cargo... quizá sería mejor que no dimitiese y así nos ahorraríamos un sueldo, ¿no?

 

El día que este movimiento alcance el gobierno de la Nación gracias a la confianza de nuestros conciudadanos, llevaremos a cabo una inspección exhaustiva de todos y cada uno de los puestos de trabajo de la Administración Pública. Todo aquel trabajador que no pueda acreditar que su plaza ha sido adquirida de manera legal y reglamentaria mediante oposición imparcial, será expulsado e inhabilitado para el ejercicio de la función pública.

 

Todas esas plazas vacantes, suponiendo que sean necesarias para el buen funcionamiento de la sociedad, serán sacadas a oposición pública para que la ciudadanía pueda optar en igualdad de condiciones y de forma justa a dichos puestos de trabajo que antes estaban reservados a los familiares y amigos de la clase política.

 

Mientras tanto... ¡Enhorabuena a los premiados!