Los preparados

Tal y como escribí en artículos anteriores, nuestro sistema y nuestra sociedad está establecida en base a una serie de premisas falsas. Hemos llegado hasta tal punto que si uno quiere comprender cómo funciona nuestro país, debe pensar justo lo contrario de lo que los políticos y los medios de comunicación digan. Es tal la perversión del lenguaje y el retorcimiento de las palabras que la mayoría de ellas han quedado despojadas de su significado original.

 

Las palabras democracia y demócratas son el máximo exponente de esta situación. La democracia, cuyo significado original era una forma de organización política donde el poder residía en los ciudadanos, existía una separación de poderes, imperaba la ley, la justicia y gobernaba la mayoría... se ha convertido en una tiranía ejercida por unas minorías bien organizadas que controlan la justicia, redactan las leyes a su conveniencia y donde el sentido original de la democracia ni está ni se le espera. Es solo un ejemplo, pero hay cientos de ellos.

 

Además, estas minorías organizadas denominadas partidos políticos, han creado una jerga específica que repiten hasta la saciedad, convirtiendo una actividad tan noble como la política en un galimatías sin sentido que los ciudadanos no entienden. Términos como empoderamiento, consenso, hetero-patriarcado, transfobia... se han puesto de moda y aparecen hasta en la sopa. Todo para que una actividad tan sencilla como la política, que no es más que la representación de los ciudadanos para hacerles la vida más fácil, se convierta en el coto privado de unos pocos aprovechados que nos amargan la vida al resto con leyes y burocracia inútil.

"Haciendo creer a los ciudadanos que la política es una cosa muy complicada, conseguirán que solo ellos sean los que se dediquen al lucrativo negocio de la política, porque por desgracia en eso se ha convertido la política en España."

Haciendo creer a los ciudadanos que la política es una cosa muy complicada y con una terminología que escapa al entendimiento del común de los mortales, conseguirán que solo ellos: los preparados, sean los que se dediquen al lucrativo negocio de la política, porque por desgracia en eso se ha convertido la política en España, en una actividad que concede una serie de privilegios y prebendas económicas, sociales y judiciales inalcanzables para ninguna otra profesión.

 

El término preparado se utilizó como burla hace unos años cuando Felipe VI accedió al trono sucediendo a su padre, Juan Carlos I. Los medios de comunicación, ante el descrédito de una institución como la Corona, debido a los desmanes del monarca anterior, defendían que Felipe VI sí que estaba preparado para reinar. A partir de ahí vino la coña de que el nuevo rey era el "preparao". Y creo que en este caso llevaban razón, porque a priori Felipe VI es una persona bien formada, con estudios superiores, idiomas y educación... si es buena o mala persona y se convierte en un golfo o no, es otro cantar. Felipe VI siempre ha estado bajo la tutela de su madre, la reina Sofía, que no tiene nada que ver con Juan Carlos ni en el carácter, ni en la formación, ni en la educación.

 

A raíz de que la palabra preparado estaba en boga, empezó a ser empleada constantemente tanto por los ciudadanos como por la clase política. Y esto nos lleva al asunto sobre el que desarrollaré este artículo: lo preparados que están nuestros políticos... o no, ya veremos.

"Cualquiera con un mínimo de interés puede buscar en internet en menos de una hora el currículum completo de todos y cada uno de los políticos más importantes de nuestro país."

Recuerdo la época en la que el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero estaba en caída libre y finalizaba su legislatura. El ejecutivo socialista era el hazmereír generalizado debido a que estaba compuesto por personas de escasa o ninguna formación: Blanco, Pajín, Aído, Chaves, Chacón, Trinidad Jiménez, Magdalena Álvarez, Corbacho, Sinde, Corredor... Es probable que la suma de los cocientes intelectuales dentro de la sala donde se celebraba el consejo de ministros todos los viernes fuese inferior a la suma de la de los jardineros que cortaban el césped fuera... y había solo dos jardineros y casi veinte ministros. Cómo me habría gustado estar en esas reuniones porque seguro que serían un no parar de reir: "presi, presi, pon la cara esa de Mister Bean que te sale tan bien", "Pepiño, imita a Fraga", "Trini, ¿dónde compras esas chupas de cuero tan chulas?"...

 

Por aquella época ya estaba claro que los azules entrarían a gobernar en breve y la gente empezaba a hablar de ello. No se me olvida una conversación que tuve con mi padre al respecto, en la que yo manifesté mi escepticismo sobre el nuevo ejecutivo, a lo que me respondió totalmente convencido: "hombre hijo, no compares. Estos del PP no son como los del PSOE porque sí que están PRE-PA-RA-DOS". Me quedé helado y no supe qué decirle, no daba crédito a lo que estaba escuchando en boca de mi propio padre. Digo esto porque mi padre es una persona que lee, se informa y es medianamente crítico. ¿Cómo era posible que una persona como mi padre, que tiene un nivel intelectual medio-alto tuviera esa percepción tan errónea de la realidad?

 

Cualquiera con un mínimo de interés puede buscar en internet en menos de una hora el currículum completo de todos y cada uno de los políticos más importantes de nuestro país: si han estudiado o no, si han trabajado o no, dónde lo han hecho (si lo han hecho), si hablan idiomas... en definitiva que uno puede hacerse una idea bastante completa de quiénes son los miembros de la clase política española. Es cierto que resulta difícil abstraerse de la imagen que transmiten los medios de comunicación sobre sus jefes políticos: todos están excelentemente formados, son personas solventes, de fiar, responsables, con una trayectoria intachable... los yernos perfectos. Solo les falta la aureola encima de la cabeza y ya podrían ser canonizados.

"La inmensa mayoría son personas con escasa formación y estudios, que no hablan idiomas, que no han trabajado nunca fuera del entorno del partido y cuyo comportamiento personal deja bastante que desear."

Nada más lejos de la realidad. Si uno analiza (aunque sea por encima) la trayectoria vital de nuestros políticos, descubrirá que en su inmensa mayoría son personas con escasa formación y estudios, que no hablan idiomas, que no han trabajado nunca fuera del entorno del partido y cuyo comportamiento personal deja bastante que desear. Les daré un ejemplo, pero como este son todos salvo las excepciones que confirman la regla.

 

Como el mundo es un pañuelo, mi esposa que es profesora, el otro día hablando con una compañera no sé cómo salió el tema (creo que a raíz de la huelga de educación) de los políticos. Resulta que ella había sido compañera de clase de uno de los miembros mas importantes del partido azul. Lo que le contó es para replantearse muchas cosas en este país: era el tonto de la clase y lo decía sin intención de insultarle, simplemente hacía referencia a su nivel intelectual cuando eran compañeros de clase. Si este señor que era el tonto de la clase, está en la cúspide de la pirámide, ¿cómo serán los demás?. No quiero ni pensarlo.

 

Para que no piensen que soy parcial hablando exclusivamente del partido azul, analicemos el perfil de quien será casi con toda seguridad el próximo presidente o presidenta de España. Con el sistema de turnismo que rige la política en nuestro país, el próximo jefe o jefa del ejecutivo pertenecerá al partido rojo. 

"Pedro Sánchez: toda una vida viviendo cual sanguijuela de los impuestos del contribuyente español. Ni un día ha trabajado en algo que no sea del presupuesto público. Siete cargos políticos acumula en su expediente laboral."

· En primer lugar tenemos a "Il Bello" Pedro Sánchez. Economista salido de una elitista y carísima universidad privada. Su carrera profesional empieza colocado como "asesor" del Parlamento Europeo y de ahí enchufado en el gabinete del Alto Representante de la ONU. A continuación le meten de concejal del Ayuntamiento de Madrid con Trinidad Jiménez. Le colocan como representante del ayuntamiento en Caja Madrid (la de Bankia, las black y las preferentes). Lo siguiente fue enchufarle en una universidad privada como profesor asociado (el escalafón más bajo y que no necesita oposición) y como colofón, cuando Pedro Solbes dejó su acta de diputado le metieron en el Congreso. También estuvo en una empresa pública como "consejero", lo que suma un total de siete cargos políticos y públicos pagados con nuestro dinero.

 

Toda una vida viviendo cual sanguijuela de los impuestos del contribuyente español. Ni un día ha trabajado en algo que no sea del presupuesto público. Luego nos preguntamos cómo los políticos cuando gobiernan son tan inútiles: aquí tienen una muestra perfecta. El defensor de los obreros, el socialista caviar que jamás se ha manchado las manos ni le han salido callos en la mina, en el bar o con la fregona, la carretilla o las cajas de la frutería. 

"Patxi López: nunca con menos formación y capacidad intelectual se llegó a más. Es hijo de un diputado socialista y comenzó la carrera de ingeniero industrial... de la que aprobó una sola asignatura."

· En segundo lugar está Patxi López, el ex-lehendakari vasco y ex-presidente del Congreso de los Diputados. Nunca con menos formación y capacidad intelectual se llegó a más. Es hijo de un diputado socialista y comenzó la carrera de ingeniero industrial... de la que aprobó una sola asignatura. En vista de que el chaval no tenía muchas luces y gracias a los contactos de su padre, entró en el PSOE y le hicieron diputado nacional con 28 años. Aquí empezó su continuo trasiego como diputado autonómico, nacional, secretario general... que suman diez cargos diferentes a costa de los impuestos e los españoles.

 

Otro socialista divino que ha vivido del presupuesto público sin haber cotizado un solo día a la seguridad social fuera del partido... y encima sin estudios superiores. 

"Susana Díaz: estudió la carrera de derecho... y tardó en terminarla diez años. Acumula en su carrera de chupasangres del dinero de los españoles trece cargos públicos: concejala, senadora, diputada, presidenta... en fin, la vocación de servicio público hecha mujer."

· Por último aparece mi favorita, por eso la he dejado para el final: Susana Díaz. El caso de esta señora es sangrante y vergonzante a más no poder, no sé cómo no les cae la cara de vergüenza a los miembros de su partido presentando a esta candidata a la Presidencia del Gobierno.

 

Para empezar asegura que su padre, que trabajó en el Ayuntamiento de Sevilla, tuvo que declararse afecto al régimen franquista para poder trabajar allí pero que su familia era más roja que un tomate. Claaaaaro, ya sabemos todos que con Franco era habitual colocar a los rojos, en vez de a los suyos. Imagino que es el mismo caso que el de José Bono, cuyo padre fue cacique y alcalde de su pueblo en la dictadura pero en realidad su familia era también más roja que Fidel Castro... claaaaaaro. Si estas historias de fantasmas ya nos las conocemos todos.

 

Temas familiares aparte, estudió la carrera de derecho... y tardó en terminarla diez años. Ya sabemos que la carrera de derecho es una de las más difíciles, al nivel de las ingenierías o medicina. Ya. Como la pobre chica no tenía mucho interés en acabar la carrera, se metió en las juventudes socialistas y de ahí al estrellato. Acumula en su carrera de chupasangres del dinero de los españoles trece cargos públicos: concejala, senadora, diputada, presidenta... en fin, la vocación de servicio público hecha mujer.

"Esto es en lo que las minorías organizadas llamadas partidos políticos han convertido la política en España. Unos pocos oportunistas de unas cuantas familias han secuestrado todo nuestro sistema político para colocar al frente a los más mediocres profesional y personalmente hablando: la dictadura de la incompetencia más absoluta."

Si aun no se te ha cortado la digestión después de leer todo lo anterior, ten en cuenta que con un 95% de posibilidades, de esta terna saldrá el futuro Presidente del Gobierno de uno de los veinte países más importantes del mundo mundial. Porque cuando la gente se canse de que el partido azul les suba los impuestos, pida prestado miles de millones y arruine (más) nuestro país... los españoles caerán en brazos de uno de estos tres lumbreras.

 

Por otra parte, date cuenta de que estos son la creme de la creme, la cúspide de la pirámide, lo mejor que el segundo partido político de España puede ofrecer a los ciudadanos españoles como futuro Presidente del Gobierno... cómo serán los demás si esto es lo mejor que tienen. Madre del amor hermoso. Esto es en lo que las minorías organizadas llamadas partidos políticos han convertido la política en España. Unos pocos oportunistas de unas cuantas familias han secuestrado todo nuestro sistema político para colocar al frente a los más mediocres profesional y personalmente hablando: la dictadura de la incompetencia más absoluta.

 

Eso sí, en los medios solo escucharás que son gente preparadísima, abogados, economistas... precisamente las dos profesiones que más daño han hecho al mundo y a la sociedad en toda la historia de la humanidad: los abogados y los economistas, las carreras que todo el mundo considera como prestigiosas pero a las que se apuntan todos los que o bien no saben qué estudiar porque no tienen vocación alguna, o los que no les da la nota para la carera que querían haber estudiado realmente. Mira las notas de corte de estas carreras y verás que están al final de la cola. Hay excepciones, pero son las que confirman la regla. No conozco ningún niño que quiera ser de mayor economista o abogado del Estado. Astronauta, futbolista, médico, profesor, bombero, policía, veterinario... eso es la auténtica vocación.

"No han montado ni una empresa, no han pagado ni una nómina, no han subido o bajado un cierre, nunca han atendido a un enfermo, ni dado clase a ningún alumno, pero sin embargo saben de todo."

Ya se sabe: un buen traje y corbata, un buen reloj y unos zapatos lustrosos y lo tienes todo hecho, sobre todo con el ignorante y clasista pueblo español. Los abogados enfundados en sus togas son los que han llenado este país de leyes y burocracia para hacernos la vida imposible a los ciudadanos, mientras que los economistas han arruinado el país: los de arriba con trajes a medida de 3.000 euros a la cabeza de los bancos... y los de abajo con trajes del Zara vendiendo preferentes a los pensionistas y a las amas de casa.

 

Por otra parte están los opositores, técnicos comerciales, abogados del Estado, registradores... esos seres míticos que por haber memorizado como loros no-se-cuántos-temas son lo más de lo más. Encerrados en sus casas durante años, aislados de la realidad y sin apenas contacto con las personas o la sociedad... pero que saben perfectamente regir los designios de esa misma sociedad en la que nunca han estado. Gestionando un país y la vida de 45 millones de almas que no conocen.

 

Casualmente todos de provincias: de Valladolid, Santiago o Ávila a Madrid sin haber viajado ni conocido mundo ni realidad alguna... de casa de papá y mamá al ministerio o a la Moncloa sin haber trabajado un solo día. No han montado ni una empresa, no han pagado ni una nómina, no han subido o bajado un cierre, nunca han atendido a un enfermo, ni dado clase a ningún alumno, pero sin embargo saben de economía, empresas, enseñanza, medicina... es que lo saben todo, oiga. Así nos va.

"¿Te acuerdas de quién fue el abogado del Estado número uno de su promoción con la mejor nota de la historia de dicha oposición y con solo 24 años?. Mario Conde. ¿Y sabes cuantas veces ha estado en la cárcel?. Cuatro."

Hay una anécdota bastante reveladora que muestra lo desconectados que están los políticos de la realidad y de la sociedad. No tiene mayor trascendencia pero como siempre digo el diablo se esconde en los detalles. Resulta que Pablo Casado, la joven y siempre sonriente (le debe ir muy bien a tenor de su eterna sonrisa) promesa del partido azul, fue a un pueblo a hacer campaña electoral en las últimas elecciones. Apareció por allí con el uniforme del partido azul: pantalones pesqueros que se vean bien los tobillos y zapatos náuticos.

 

Resulta que un lugareño le invitó a coger el arado de una mula en un huerto que estaba embarrado. Pues ni corto ni perezoso y con tal de sacarse la foto, allí que fue y cuando pisó el huerto se le hundieron los pies hasta los tobillos en el barro. ¿A quién se le ocurre ir a hacer campaña a una zona rural vestido así?, ponte un pantalón de montaña y unas botas al menos. Pero como en su vida han salido de la burbuja de coches oficiales, sede del partido, ministerios y palacios... pues hizo el ridículo y quedó como lo que es: un auténtico merluzo. Estos son los "preparaos" del futuro del partido azul... ¿qué hemos hecho los españoles para merecer esto?

 

Por cierto, ¿te acuerdas de quién fue el abogado del Estado número uno de su promoción con la mejor nota de la historia de dicha oposición y con solo 24 años?. Mario Conde. ¿Y sabes cuantas veces ha estado en la cárcel?. Cuatro, para que se haga una idea del valor que aportan a la sociedad estos seres de luz tan bien considerados por los medios de comunicación. Y ahora me dice lo de los casos aislados... ya, ya que de eso también he hablado en un artículo anterior. No seas inocente por favor, que te están timando.

 

Si aun piensas que con estos mimbres de color azul, rojo, naranja o morado podremos salir algún día adelante y convertir España en una nación próspera, justa y democrática, desengáñate... o los ciudadanos españoles cogemos las riendas o nos llevan al precipicio.