Nacionalismo:

manual de instrucciones

A raíz del éxito que tienen todas las minorías organizadas en nuestro país, en este caso las nacionalistas, he decidido crear una breve guía para que todo aquel que quiera montarse su chiringuito político y vivir del cuento a costa de los contribuyentes españoles, sepa cómo hacerlo y los pasos a seguir para no tener que dar un palo al agua en toda su vida.

Advertencia preliminar

Nadie dijo que llegar a tener su propio país independiente fuese a ser fácil, así que necesitarás de una rasgo de personalidad muy concreto. No será la perseverancia, la inteligencia, la valentía, la laboriosidad, la honradez o la determinación lo que necesite para triunfar en esta empresa... lo que necesitas por encima de todo es ser un llorón. Sí, un llorica, un lloroso, un quejica, un lacrimoso, un gemebundo, un jeremías, un lastimero, un plañidero, un quejicoso, un melodramático, un quejoso, un quejumbroso, un afligido o un berreón. Si no posees ese tipo de personalidad, olvídate y dedícate a otra cosa. Es imprescindible ser un auténtico llorón acomplejado para ser un nacionalista de éxito.

Haga equipo

Lo primero que tienes que hacer es convencer a familiares, amigos y conocidos para que se unan a un nuevo negocio, perdón quería decir proyecto político, que les va a solucionar la vida. Vivirán sin dar palo al agua el resto de su vida y recibirán dinero a espuertas. No es necesario que estas personas hayan nacido en el territorio que usted quiera independizar, simplemente con adaptar sus nombres y apellidos a la lengua autóctona será más que suficiente. Si aun no tienes lengua autóctona, no te preocupes, a continuación te explicaré como conseguir una.

Marque su territorio

Después de haber reunido a su minoría organizada (no hacen falta que sean muchos, con sus familiares y amigos cercanos bastará) lo que necesitas es elegir un territorio o zona geográfica. Elige la que más te guste, o la que te quede más cerca, o la que más recursos tenga. Da igual si ese territorio ha pertenecido durante cientos de años a todos los españoles, porque tú has decidido que es tuyo y punto.

Idioma

Esto es muy importante: la lengua. No importa que sea un dialecto o una lengua minoritaria. A partir de ahora será tu herramienta fundamental y tu hecho diferencial. Será el motor de tu reclamación nacionalista, ya que si tú hablas una lengua diferente, tienes todo el derecho a exigir una nación propia. Faltaría más.

 

En el caso de que no dispongas de ninguna lengua... pues te la inventas o la adaptas: añades sufijos tipo -ak, -tegui, -gia, o recortas el final de las palabras, o cambias letras para que parezca un idioma totalmente diferente: donde era ñ pone ny, donde era c pone k y solucionado. Ahora ya no hablas una lengua o un dialecto... ahora posees un idioma reconocido mundialmente. ¿Ves qué fácil?

Símbolos

No te olvides de tener una bandera y un himno, porque toda nación que se precie los necesita. Y tú no vas a ser menos. Si no se te ocurre ninguno de los dos, para la bandera copia alguna famosa como la de Cuba o la de Inglaterra, luego le cambias los colores y ya está, asunto arreglado. Recuerda siempre poner una estrella comunista, es lo que se lleva, aunque realmente deberías poner una esvástica (el símbolo nazi-onalista por antonomasia), pero házme caso... mejor una estrella comunista.

 

Respecto al himno, elige alguna canción típica y listo. Si a alguien se le ocurre preguntar acerca de los orígenes de tus símbolos, responde seriamente y muy ofendido que en los tiempos de los faraones egipcios ya existían.

Ideología

Bien, ya tienes un territorio, un idioma y una bandera, ahora lo siguiente es definir tu ideología. No te comas la cabeza: de izquierdas, que es lo guay, la derecha está en franca decadencia y ya no se lleva nada, al contrario que en los años treinta... ya sabes, cosas de la moda. No importa que provengas de una rancia familia de derechas de toda la vida que apoyaba y aplaudía a rabiar al dictador del país opresor... ya sabes, asuntos sin importancia. ¿Quién se va a acordar de eso ya?

Palabra mágica

Esto es fundamental y será la base de tu discurso político y te servirá como contestación a toda pregunta que te planteen: fascista, repítela hasta la saciedad y no te preocupes, porque nadie lee y por lo tanto no saben lo que significa en realidad... pero queda muy "cool". Aunque te estés sirviendo de los recursos del Estado para tu propio fin personal, que eso es precisamente el fascismo, tú hazte el ofendido y llora un poco. Eso lo solucionará todo.

 

Por descontado y en contraposición al opresor fascista, tú eres un demócrata de pura cepa. Tú representas el ideal de democracia, libertad y justicia ante el invasor totalitario fascista. Si la democracia no existiera, tú tendrías que inventarla.

Forma de Estado

Esto es muy fácil: siempre la contraria del país del que te quieras independizar. Si es una monarquía, pues tú dices que quieres crear una república, aunque fundamente sus presuntos "derechos históricos" en el reino de tal o cual. En el caso de que te quieras separar de una república, pues  dices que quieres restaurar una monarquía antiquísima y ya está: pones una corona en la bandera encima de la estrella comunista y asunto solucionado. Siguiente.

Derechos históricos

Esto consiste en inventarse unos supuestos derechos que provienen de tiempos remotos para dar legitimidad a tu reivindicación nacionalista. No te preocupes, nadie podrá rebatirlo porque todos los que estuvieron en esa época están muertos: es su palabra contra la tuya, y tú siempre llevas razón. Encarga un libro de historia a medida en el que se cuenten supuestas atrocidades cometidas contra ti y tu nación, y crea algún héroe mítico como referente histórico. Que no tienes ninguno, pues se lo robas al vecino, le cambias el nombre, dices que es tuyo y punto.

Hecho biológico

Ya tenemos hecho diferencial, derechos históricos y falta la diferencia biológica. Encarga un estudio pagado generosamente en el que se certifique que tu sangre, tu RH o tus cromosomas son totalmente diferentes a los de la nación opresora. Siempre habrá algún científico descerebrado o sin escrúpulos que por una buena suma de dinero te certifique que tus paisanos son de una raza superior que no tiene nada que ver con los infra-humanos del país opresor.

 

Si alguien te acusa de racista por ello, responde con el célebre y socorrido "fascista" o el "y tú más".

Personajes célebres

Cualquier personaje histórico es susceptible de haber nacido en tu nación: desde Jesucristo hasta JFK pasando por el Dalai Lama, lo que pasa que ellos aun no lo sabían. Sé innovador: cuanto más creativo y surrealista, mayor impacto y revuelo causarás. 

Carácter

Toda nación tiene una idiosincarasia y una forma de ser especial. Di que sois más trabajadores, más ahorradores, más europeos, más modernos... lo más de lo más, vamos. Compárate con los paletos, catetos e infrahumanos que pueblan todo lugar que no sea tu supuesta nación.

Folclore

Elige un baile, una música, un traje regional y una comida, y elévalos a los altares de la cultura. Por ejemplo, si quieres independizar Madrid del resto de España, te vistes de chulapo, te bailas un chotis, y te comes un buen cocido y unos churritos de postre. Sin duda alguna eso te diferencia culturalmente de cualquier otra nación.

 

No está de más que elijas una Virgen o un Santo que te represente... por aquello de tener a Dios de tu parte. De paso elige algún animalito que te guste. Si Francia tiene un gallo y USA un águila... que menos que tú tengas un burrito, por ejemplo. 

Efemérides

Elige una fecha en el calendario que represente un acontecimiento de opresión hacia tu nación. Si no existe tal hecho, retuerza la historia hasta amoldar alguno a tus intereses. No te preocupes si descubren la mentira, utiliza la palabra mágica, que igual te sirve para un roto que para un descosido.

Enseñanza

Esta es una gran inversión cara al futuro, por eso invierte todo lo que puedas en ello, que obtendrás beneficios multiplicados por mil, ya que adoctrinarás a miles de futuros adultos nacionalistas adeptos a tu causa. No te preocupes por los contenidos, con manipular la historia a tu antojo presentando a tu país como el eterno ofendido, será más que suficiente.

Lenguaje

Esto no tiene que ver con el idioma, del que hemos hablado antes. Refiérete siempre a España como el Estado español, el gobierno español o cualquier cosa menos la palabra tabú: España. Eso te hará mantener las distancias con el Estado opresor. Tú estás aquí y ellos allí, que quede bien clarito que vosotros no tenéis nada que ver con ellos.

Sentimientos

Llegamos al punto clave. Siempre, siempre, siempre debes ser el ofendido, el agraviado, el oprimido y el pobrecito. No importa si no es así y en tu región el Estado opresor ha invertido miles de millones en infraestructuras, industria o empresas: da igual, siempre deberás decir que "Espanya ens roba" con cara compungida y lacrimosa. Repítelo como si fueses un disco rallado hasta que todo el mundo lo acepte como algo cierto. Ya sabes, si repites una mentira un millón de veces, todos creerán que es verdad.

Atrezzo

Tú tienes que parecer diferente y te tienes que caracterizar de manera que sea bien reconocible tu posición nacionalista. En este caso tienes dos opciones:

 

· Vestirte de enterrador con traje negro, camisa negra, zapatos negros, calzoncillos negros y corbata negra (si la llevas, porque es un poco fascista llevar corbata). Ya sé que es una catetada, que parecerás de la mafia y que en verano pasarás un calor de mil demonios... pero quien algo quiere, algo le cuesta.

 

· Vestirte de pobre con pantalones desgastados, camiseta con eslogan de "Puta Espanya" o camisa de manga corta abierta hasta el ombligo, zapatillas viejas y todo muy sucio y sin planchar. Como si vinieses de pedir en la puerta de la iglesia. Aunque seas millonario gracias a los impuestos de los contribuyentes, tú debes aparentar que es un "jipi".

 

Utiliza gafas de pasta aunque no las necesites, pero que te hagan parecer un intelectual progre gafapastoso. Cuanto más grandes, llamativas y de colorines mejor. Si eres hombre déjate barba descuidada y melenita, y si eres mujer córtate el pelo como un hombre, el flequillo con un hacha y usa tintes de colores: el rojo es el más chic, aunque ahora se está poniendo de moda el morado. No te preocupes si pareces una oligofrénica, ya sabes que es todo por la patria.

Promesas

Vende la moto, no te cortes. Di que una vez independientes el nivel de renta de tus paisanos será diez veces mayor, que dormirán en colchones llenos de billetes de 50€, que nadie se pondrá enfermo, que todo el mundo tendrá trabajo, que el dinero crecerá en los árboles y que siempre hará sol... lo que sea. Luego ya se verá, pero tú promete, promete. 

Economía

Pide siempre más dinero, cada vez más, como si fueses un pozo sin fondo. Inviértelo en el proceso independentista, en embajadas para tus amigos, en empresas públicas para tus familiares... si no hay para colegios u hospitales no te preocupes, siempre podrás pedir más dinero al Estado opresor... que te lo dará gustosamente.

Instituciones

Duplica una por una todas las instituciones del Estado opresor: defensor del pueblo, tribunales de justicia, hacienda, parlamento, tráfico... con eso conseguirás dos cosas: colocar a todos tus amigos y familiares a vivir del cuento como tú, y además crearás nuevas leyes, burocracia y trámites absurdos que conseguirán encabronar a tus paisanos y así podrás echar la culpa al Estado opresor aunque seas tú el culpable del embrollo legal.

 

La institución más importante que debes duplicar son los tribunales de justicia para que si llegado el caso, debes comparecer ante la justicia, sean tus amigos quienes te juzguen y así no te condenen. Además, te evitas el engorro de desplazarte hasta Madrit a mezclarte con la chusma opresora fascista, que dan mucha pereza y mucho asco.

Objetivo

Nunca pierdas de vista tu objetivo primordial: ¿la independencia?... no, eso es lo que tienes que decir, pero tu objetivo de verdad es poder vivir del cuento como un marqués a costa de los ciudadanos: los de tu nación y los de la opresora. Lo de la independencia es secundario, pero no se lo digas a nadie.

Relaciones bilaterales

Tus colegas políticos del Estado opresor no son tus enemigos. Estáis todos en el mismo negocio. En realidad tú les está haciendo un gran favor. Ellos también tendrán a alguien a quien echarle las culpas y poder distraer la atención de sus ciudadanos acerca de lo que de verdad importa: su desastrosa gestión y el saqueo institucionalizado. Verás como te lo agradecen con generosos fondos interterritoriales, de liquidez autonómica y cualquier cosa que se les ocurra con tal de mantener la cortina de humo en pie.

Sé prudente

Recuerda que los cementerios están llenos de valientes. Si te pillan con el carrito del helado en algún tejemaneje tipo referéndum, saltarse la ley, corrupción u otras similares, ni se te ocurra hacerte el valiente. Di que todo es un montaje para boicotear tu proceso de desconexión con el Estado opresor y que la culpa la tienen los voluntarios o los ciudadanos. Por supuesto, tú no sabías lo que firmabas, no te consta, no sabías nada y era todo una indemnización en diferido. Di cualquier chorrada que se te ocurra, que los ciudadanos se lo creen todo y no se enteran de nada.

Advertencia final

Esto es un proceso largo que puede tardar años o décadas. No te desesperes, al menos tú y los tuyos habréis podido vivir a cuerpo de rey toda vuestra vida gracias a haberos inventado un cuento. Ni Esopo, ni Andersen, ni los hermanos Grimm, ni Gloria Fuertes consiguieron tanto con tan poco.

 

Hasta aquí el manual, espero que te sirva de ayuda para comprender cómo debes enfocar tu apasionante viaje hacia la futura independencia de tu nación inventada.

 

Suerte y al toro... mejor al toro no, que es opresor y fascista también.